MINI-CURSO BRANDING: REVELACIÓN #2

MINI-CURSO: #2 REVELACIÓN

*Video grabado y editado tal y como se explica en Branding Low Cost.
**Imagen y sonido captados usando un teléfono móvil.

¿Crear una marca de éxito con escasos recursos económicos implica tener que aprender a hacer todas las cosas por uno mismo?

Rotundamente NO, más bien es todo lo contrario. Siempre que sea posible te recomiendo delegar los diferentes aspectos del branding al profesional más indicado en cada caso.

¿Cómo saber cuándo es más conveniente subcontratar y cuando es más conveniente hacer las cosas por uno mismo?

A continuación encontrarás una lista ordenada de cuatro requisitos indispensables que te permitirá determinar la conveniencia o no de delegar o subcontratar las acciones relacionadas con tu negocio. Te servirá para aspectos relacionados con el branding o con cualquier otra área de tu negocio.

Si no superas cualquiera de estos puntos, lo más conveniente será, sin duda, delegar.

¡Vamos a ello!

1. ¿Puedes hacerlo igual o mejor de lo que lo haría un profesional?

Este es el punto más importante, pues la idea no es conseguir hacer algo “decente” con escaso presupuesto, sino conseguir resultados profesionales con escaso presupuesto. Si no eres capaz de hacerlo igual que un profesional, no lo dudes, subcontrata.

Pero, ¿cómo saber si eres capaz de hacer un trabajo con la misma calidad que lo haría un buen profesional? Pues bien, hazte las siguientes preguntas:

  • ¿Podría dedicarme profesionalmente a ello??
  • A igualdad de precios ¿un cliente me contrataría a mí?

2. Haz números. ¿Realmente te vas a ahorrar dinero?

Imaginemos que además de tu pasión por emprender, tienes vocación artística, has hecho un curso de community manager o en tus ratos libres has estudiado vídeo y fotografía, ¿quiere decir esto por sí solo que lo más conveniente es que esa parte del branding la realices tú? NO.

Te recomiendo algo muy sencillo, en lo que no solemos caer cuando nos obcecamos en ahorrar dinero. Pide varios presupuestos para la tarea en cuestión y elige el que más te convenza (por feeling, confianza, profesionalidad, recomendaciones, etc.). Ahora realiza la siguiente operación: calcula cuantas horas te llevaría a ti hacer esa tarea, multiplícala por dos (y me quedo corto, porque no te haces una idea de hasta qué punto tendemos a infravalorar el tiempo que necesitaremos) y el resultado lo vuelves a multiplicar por lo que vale una hora de tu trabajo/tiempo. Si el resultado final obtenido (en euros) es menor que el presupuesto que habías elegido puedes pasar al punto siguiente. Si no, subcontrata.

3. ¿Te apetece hacer esa tarea?

Es muy importante que te hagas esta pregunta.

Y es que, por mucho que te vayas a ahorrar o por muy bien que se te dé la tarea en cuestión, seguramente tu negocio o el proyecto que vas a emprender ya requiera, sin necesidad de tareas adicionales de branding, el 100% de tu tiempo. Así que, si esta tarea no es algo que, además de ahorrarte dinero, te apetezca tanto hacer que lo harías incluso en tu tiempo libre, te recomiendo que delegues y te centres en tus tareas como CEO de tu empresa.

4. ¿Realmente tienes tiempo para hacer esa tarea?

A veces, por muchos conocimientos que poseas para realizar una tarea tal y como lo haría un profesional, por mucho que te vayas a ahorrar o por mucho que te apetezca realizar dicha tarea, el tiempo es el que es y los días dan para lo que dan. Cuando tienes un negocio propio, ya sea pequeño o grande, debes ser consciente de que no puedes hacerlo todo tú y que tendrás que delegar determinadas tareas para poder centrarte en otras más importantes.

Ahora ya puedes analizar qué tareas conviene hacerlas tú mismo y cuales convienen subcontratar a otros profesionales.

1 estrella2 estrellas3 estrellas4 estrellas5 estrellas (3 votos, promedio: 5,00 de 5)

Cargando…

Deja un comentario

avatar
  Entérate de todo  
Avísame de